EL APORTE DE LAS CORPORACIONES COMO INSTRUMENTO DE DESARROLLO REGIONAL

A mayor inversión en ellas mayor es el progreso para sus zonas

Desde su creación, el año 2006, las Agencias Regionales de Desarrollo Productivo o Corporaciones de Desarrollo se han convertido en un importante aporte al progreso de las regiones del país.

Estas corporaciones son el más claro ejemplo de la mancomunión de esfuerzos entre el sector público y privado, trabajo que da como consecuencia su contribución en fomentar el progreso de sus territorios y como resultados el logro de obras para un mayor bienestar de sus habitantes.

Si bien a partir del año 2006 se crearon estos organismos, el origen de su formación se remonta al año 1992, a través del Acuerdo de Consejo N° 1625, que creó los Comités Regionales de Fomento de la Producción.

Posterior a aquello, se reemplaza el Acuerdo N° 1625 por el Acuerdo de Consejo N° 2381 de 2005, que crea los Comités Regionales de Innovación en las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Libertador Bernardo O’Higgins, Maule, La Araucanía, Los Lagos, Aysén, Magallanes y Santiago.

De esta forma, a través del Acuerdo del Consejo N° 2392 de 2006, se cambia la denominación de los “Comités Regionales de Innovación” a comités “Agencias Regionales de Desarrollo Productivo” de las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Libertador Bernardo O’Higgins, Maule, La Araucanía, Los Lagos, Aysén, Magallanes y Santiago.

Se establece que los comités “Agencias Regionales de

Desarrollo Productivo” operarán como unidades  dependientes de la Corporación de Fomento de la Producción.

Posteriormente, en el año 2009, las Agencias Regionales de Desarrollo Productivo se transforman en las actuales Corporación Regional de Desarrollo Productivo (CRDP) en las Regiones de Tarapacá, del Maule, de Biobío, de Coquimbo, de la Araucania, de Atacama, Los Ríos y la Corporación del Libertador de O`Higgins. La mayoría de estas Corporaciones, al igual que la Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota- CORDAP, tienen glosa en la ley de presupuestos y otras obtienen recursos asignados directamente de los Fondos Nacional de Desarrollo Regional

(FNDR) a través de convenios de transferencias.

DESARROLLO REGIONAL

A modo de confrontar el desarrollo regional con la inversión que realizan los Gobiernos Regionales y el Consejo Regional en sus Corporaciones de Desarrollo Productivo y la utilización de éstas como una herramienta eficaz de fomento productivo y desarrollo económico, Cordap realizó un estudio comparando índices económicos versus la inversión en las Corporaciones.

Lo anterior evidencia que a mayor utilización de los Gores y Cores en sus respectivas Corporaciones de Desarrollo mayor es el desarrollo regional, lo que se ve reflejado en el PIB ( Producto Interno Brito) regional, en el INACER como en la inversión privada.

Por ejemplo, la región del Maule, que obtiene un presupuesto de $ 515 millones, logra una inversión privada de 364 millones 500 mil pesos. En el caso de Arica- Parinacota, obtiene un presupuesto de solo 154 millones 500 mil pesos, obteniendo una inversión privada de $ 98,8 millones de pesos.

PRESUPUESTOS

Los siguientes son los presupuestos con que cuentan este año las Corporaciones existentes en el país:

Corporación Arica- Parinacota:    $ 150.000.000

Corporación Tarapacá:                  $ 598.839.000

Corporación Atacama:                   $ 515.500.000

Corporación Coquimbo:                 $ 1.833.407.024

Corporación O’Higgins:                 $ 297.087.000

Corporación Maule:                        $ 515.000.000

Corporación Biobío                        $ 257.500.000

Corporación Araucanía                  $ 1.101.214.000

Corporación de Los Ríos               $ 426.679.000

Permalink

Comments are closed.