Gigantesca cifra corresponde a obras ejecutadas entre el 2009 y 2017 para facilitar tránsito de mercancía de la vecina nación.

El Estado de Chile ha invertido, entre los años 2009 y 2017, la gigantesca cifra de US$ 215.591.158, en obras de construcción, mejoramiento y reparación de vías de comunicación entre ambos país, en cumplimiento del Tratado de Paz y Amistad suscrito con Bolivia el año 1904, garantizando así el libre tránsito de mercancías bolivianas  por el puerto de Arica y sus vías terrestres hacia esa nación altiplánica.

Ello se desprende de un reciente estudio realizado por la Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota, en la necesidad de que la ciudadanía chilena y la opinión pública internacional deben estar en conocimiento de cuánto ha invertido el Estado de Chile en honrar el Tratado de Paz y Amistad suscrito con Bolivia el año 1904.

El análisis de los montos destinados por nuestro país en el acatamiento de dicho Tratado está basado sólo en cuatro de las facilidades al tránsito de mercancías de Bolivia, todas de uso gratuito para el Estado y los privados bolivianos.

LAS INVERSIONES      

El estudio revela que la inversión estatal en la Ruta 11 – CH suma CL$ 63.225.447.595.- en el periodo 2009-2017 (US$ 106.0546.274 al cambio de hoy, de acuerdo al portal www.chileindica.cl, en mejoras al trazado y mantención de los 204 kilómetros de la carretera que conecta Arica con la frontera con Bolivia, con un desnivel que va desde el nivel del mar a más de 4.200 metros sobre ese nivel, por un terreno de difícil topografía.

Por su parte, en el Complejo Fronterizo Chungará, el Estado chileno invirtió CL$ 20.203.471.212.-, (US$ 33.889.912, al cambio de hoy), en un recinto confortable y espacioso a más de 4.200 metros sobre el nivel del mar, que cuenta con comodidades para las personas que se controlan y para el personal que efectúa el control (Aduana, PDI, SAG, Carabineros)

A su vez, en el Antepuerto de Lluta, la Empresa Portuaria de Arica – EPA, (Estatal) invirtió CL$ 6.346.000.000.- (US$ 10.644.972, al cambio de hoy).

Se trata de un recinto con capacidad de estacionamiento de más de 200 camiones, con servicios higiénicos y lugares de descanso para las tripulaciones de dichos camiones. Las tripulaciones, sus vehículos y sus cargas acceden al antepuerto en forma gratuita.

Respecto del Ferrocarril Arica – La Paz, que sufrió en el año 2005 serios daños a su línea, puentes y taludes por los aluviones registrados ese año, el Estado chileno se hizo cargo de la reconstrucción y emprendió la tarea de remediación ambiental, porque desde su puesta en servicio el ferrocarril transportó miles de toneladas de minerales en carros abiertos, los que esparcieron metales pesados a lo largo de su recorrido, incluyendo los recintos urbanos de la maestranza y del puerto de Arica.

Las obras de reconstrucción y remediación ambiental suman una inversión de US$ 65.000.000 desde el año 2010 a la fecha.

INVERSIÓN INDESMENTIBLE

En resumen, el Estado chileno ha invertido, solo en esas cuatro facilidades al tránsito de mercancías de Bolivia, la suma de US$ 215.591.158, todas de uso gratuito para el Estado y los privados bolivianos.

La inversión es un hecho indesmentible, que a su vez refuta el presunto incumplimiento del Estado de Chile de su compromiso de otorgar el libre tránsito de Bolivia, que se concreta en un flujo anual de más de 200.000 camiones y de más de 3.000.000 de toneladas.

A la suma anterior hay que agregar el gasto corriente en vigilancia por contrabando, narcotráfico y robo de vehículos, atención de accidentes en ruta, etc.