Cordap y Sernameg nuevamente unen esfuerzos por lograr reducir las brechas y la equidad de género.

Por tercer año consecutivo, la Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota- Cordap y el Servicio de la Mujer y la equidad de género- Sernameg aúnan voluntades organizando un programa de capacitación y emprendimiento para las mujeres  empresarias de nuestra región.

En esta oportunidad serán 90 las mujeres que son favorecidas con el Programa GEME- Genera Mujer Emprededora, que se inauguró oficialmente en el salón de la Escuela Universitaria de Administración y Negocios de la Universidad de Tarapacá.

Autoridades, representantes de servicios públicos y privados, invitados y las alumnas estuvieron presentes en la actividad.

El programa GEME consiste en ofrecer clases, asesorías y mentorías destinadas a hacer crecer sus negocios, formando y certificando a las participantes. Dicho programa comenzó en Arica con dos jornadas de nivelación que serán ofrecidos por profesionales de Cordap. En total el curso tendrá una duración de tres meses.

ENFOQUE DE GÉNERO

El director regional de Tesorería, Fernando Rousseau, señaló que para su servicio es motivo de orgullo estar participando en este tipo de actividades, que benefician directamente a las mujeres emprendedoras de la región.

“Definitivamente estamos apoyando el enfoque de género y el ánimo de nuestro servicio es contribuir en términos de capacitación y entrenamiento, junto con materias propias de Tesorería. Por lo tanto, estamos en un nuevo período, en un nuevo inicio de jornada de estos proyectos por lo que felicitamos a todas las mujeres que optaron por capacitarse y prepararse de mejor manera para enfrentar de mejor forma su vida laboral”, subrayó.

Por su parte, Julio Fernández, Jefe Comercial de BancoEstado Microempresas, comentó que para esa entidad bancaria un honor que les hayan  invitado nuevamente a participar de esta Escuerla de Emprendimiento, específicamente dedicada a las Mujeres.

“Nosotros como banco estamos en una política muy importante y relevante para hacer que el emprendimiento femenino sea cada vez más potente y que permita mejorar la calidad de vida de todas las familias y mujeres”.

Agregó que BancoEstado Microempresas desde un comienzo se ha sumado a los programas de este tipo que han llevado adelante la Corporación de Desarrollo- Cordap y Sernameg, apoyando en la capacitación.  “Hace unos 3 a 4 años estamos tratando de que las mujeres puedan potenciar sus emprendimientos”, dijo.

La directora de SERNAMEG, Jacqueline Castillo Roblero, señaló su satisfacción con el trabajo que han realizado con la Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota.

“Creemos sin duda que ha sido un acierto desde el punto de vista del empoderamiento y capacitación de las mujeres que han pasado en estos tres años en el proceso de las distintas instancias de las Escuelas de Calidad y de la misma Escuela de Emprendimiento, que es segundo año que se da.

Indicó que justamente esos resultados lo ve también en el crecimiento personal de cada una de las emprendedoras, a las que vio como comenzó y ve hoy día cómo se han ido mejorando en torno a sus propios productos, a sus propios emprendimientos y negocios.

“Sentimos que en la medida que avanzamos transversalizando el enfoque de género con los servicios públicos y con la Corporación- Cordap sin duda también aportamos al crecimiento y desarrollo de la mujer en la vinculación al trabajo”.

Finalmente, Jacqueline Castillo manifestó su satisfacción y orgullo por dejar esta herencia de lo que ha significado llevar adelante estas escuelas de capacitación y emprendimiento realizadas junto a Cordap y el apoyo de los servicios públicos, actividades que es necesario prolongarlas en el tiempo para beneficio de las mujeres emprendedoras de nuestra región.

A su vez, el gerente general de Cordap, Sergio Giaconi, comentó que ese organismo comenzó antes de esta “fiebre nacional” por el respeto, empoderando a las mujeres en un plan de autonomía económica.

“Este curso viene a consolidar ese trabajo- que ya llevamos dos años, este es el tercero- y la invitación es a que las mujeres por un lado se capaciten en ser competitivas y, al mismo tiempo, se acostumbren a una cultura de la asociatividad y eso se lo da el curso, por la forma que tiene”.

Explicó que no solamente es un curso en  que llega un profesor o un relator, que empieza a la hora, se va a la hora y no se le ve nunca más, sino que él termina siendo un consultor de ahí en adelante. “Las alumnas, cuando terminan el curso, no solo obtienen sus certificados sino que se incorporan a una comunidad, para que sigan trabajando asociadas”.

Giaconi destacó la participación en  el curso de los servicios públicos que se han sumado con mucho entusiasmo a esta iniciativa. “Uno de los objetivos del curso es que el emprendimiento femenino se haga sobre bases de formalizaciones”, precisó.