Canciller Ampuero coordinó reunión de trabajo con subsecretarios y parlamentarios:

Según el diagnóstico de la Cancillería, el despoblamiento se debe al déficit de infraestructura y de servicios básicos, decepción con el Estado, una imparable migración a la ciudad y pérdida de la raíz identitaria.  

Tras sostener una reunión en el edificio Carrera con un grupo de subsecretarios y parlamentarios, el canciller Roberto Ampuero anunció que trabajarán en un plan maestro enfocado en el altiplano de la Región de Arica y Parinacota.

La decisión responde a la preocupación que existe en el Gobierno, ya que pese a ser considerada de vital importancia para la política exterior de Chile, la región -la única que comparte fronteras con dos países- presenta una serie de asimetrías entre la zona costera (Arica) y el interior (Parinacota). La principal de ellas es que la población en el altiplano chileno ha disminuido a la mitad desde 1992: hoy el 98% de los habitantes de la región viven en Arica.

“Es urgente recuperar el poblamiento, crear mejores condiciones de vida para las personas, hacerla atractiva e incorporarla de mejor forma al desarrollo”, señaló Ampuero.

Según un documento elaborado por la Cancillería -con las conclusiones del viaje que realizó el ministro a la zona en junio-, entre los motivos del despoblamiento se evidencian “un déficit de infraestructura y de servicios básicos, decepción en las comunidades locales hacia el Estado, una imparable migración a la ciudad y pérdida de la raíz identitaria”. Ello, mientras el sur de Perú experimenta el proceso inverso y el occidente boliviano exhibe una saludable evolución demográfica, consigna la minuta.

El diagnóstico de Cancillería es lapidario en criterios como ingreso, educación y servicios públicos, citando como ejemplo la falta de electricidad en pueblos altiplánicos fronterizos como Visviri, mientras Arica se ha transformado en un polo de “centralización regional”, atrayendo inversión pública, privada y atención política. “De esta manera, mientras la región crece como un todo y se desarrolla económicamente, las zonas del altiplano se ven atrasadas en creación de empleo y empresas, y las existentes son muy rústicas”, sostiene el documento.

Añade que “en ciertas zonas del altiplano existe una mayoría de niños extranjeros por sobre chilenos en las escuelas. El caso de Visviri, nuevamente, es icónico, ya que con sus solo 8 alumnos chilenos y 21 extranjeros, muestra el retroceso de población en la zona”.

Para revertir esta realidad, la cartera coordinará el plan intersectorial con mejoras en la infraestructura, conectividad, agricultura y turismo como sus principales ejes.

Entre las propuestas que se plantearon en la reunión, de hecho, estuvo la de crear una “marca altiplano” para que los productos que se elaboren en la zona tengan este sello, de manera de unificarlos bajo un mismo concepto y reforzar así la identidad de la zona.

SUBDESARROLLO
Las dos comunas de la provincia, Putre y General Lagos, están entre las de peor Índice de Desarrollo Humano de Chile.

 

SERGIO ESPINOSA y MARIO ROJAS
Nacional
El Mercurio