“Agradecemos al sol que le da ese olor único al orégano que producimos en Socoroma y queremos demostrar que asociados podremos exportar a un precio justo este producto ancestral”, expresó emocionado el agricultor Félix Humire en la ceremonia en que la Cooperativa Oro Verde, inició su proceso para optar al sello internacional “Fairtrade” (comercio justo).

Este proceso, apoyado por el Ministerio de Agricultura, ProChile, INDAP y CORDAP, es el resultado de un intenso año de actividades, reuniones y talleres de capacitación que incluyeron la visita de diferentes expertos a Socoroma, Putre, Belén y Murmuntani.

Son 9 los productores que forman parte de la Cooperativa Oro Verde, quienes pueden decir que están a punto de convertirse en exportadores, ante lo cual el Seremi de Agricultura de la Región de Arica y Parinacota; Jorge Heiden, destacó que “son la primera cooperativa oreganera en todo Chile que opta al sello “Fairtrade – Comercio Justo”, que apoya el desarrollo de las comunidades de los productores que, a través de este sistema consiguen mejores condiciones para poder comerciar sus productos con mayor igualdad”.

EL PRIMER CLICK
PARA LA EXPORTACIÓN

Hoy la cooperativa se reunió en el Hotel Arica para incorporar los datos a la plataforma Flocert -el certificador de comercio justo más importante a nivel mundial- y de esta manera, el orégano de Arica y Parinacota optará a contar con el sello que lo distingue como un producto orgánico, sin químicos ni aditivos y, sobre todo, que reconoce su elaboración completamente artesanal.

Gonzalo Becerra, Director Regional de ProChile, comentó que “este hito cierra exitosamente un largo proceso en el cual, a través de nuestro programa de Agricultura Familiar Campesina, hemos realizado un trabajo colaborativo en el que hemos acompañado a estos productores desde incentivarlos para que formaran una cooperativa, hasta que se certificaran para poder acceder a los mercados internacionales”.

Becerra concluyó explicando que el proceso continúa con la visita de un inspector que verificará en terreno que la producción del orégano cumple con las todas las exigencias para optar al respectivo sello. Esta etapa debiera concluir entre diciembre y enero con el respectivo informe y la entrega de la certificación.

“Contar con un sello de comercio justo es clave para acceder a los mercados europeos, por ejemplo, donde los consumidores valoran estos aspectos a la hora de decidir sus compras. Ello, además de los atributos como el aroma y el sabor, le abren grandes posibilidades a nuestro orégano, especialmente en tiendas de productos gourmet”.