Ministerio de Transportes está analizando impactos de la eventual medida. Sector marítimo y portuario apoya la posibilida de movilizar productos de comercio exterior entre terminales nacionales.

El transporte de carga de comercio internacional a través de barcos entre los puertos dentro de Chile, ya sea para dejarla en una región del país o transbordarla para que sea exportada a otro continente, es uno de los anhelos del sector naviero y portuario desde hace tiempo.

Esa posibilidad podría convertirse en una realidad en este gobierno. La ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, reconoció la importancia de avanzar en evaluar el cabotaje de carga, actividad que hoy está restringida, mientras que en pasajeros se autorizó para cruceros de más de 400 personas.

Hutt indicó ayer -en un seminario por los 25 años de Maersk en Chile- que existe evidencia de que los buques que recalan en más de un puerto cuentan con capacidad para transferir carga en esos viajes. Pero admitió que para permitir eso se necesita “modificar las leyes; en eso estamos trabajando”. Sin embargo, explicó que están analizando los efectos y “cuando tengamos un panorama mejor evaluado y más consolidado de los impactos, entonces vamos a decidir qué hacer como cambio legal”.

Francisco Ulloa, director de Maersk Line para la costa oeste de Sudamérica, indicó que el posible cambio en el cabotaje “es muy interesante desde el punto de vista del movimiento de cargas internacionales”. Añadió que permitir este transporte sería “un beneficio para la cadena logística”.

Ulloa señaló que podría registrarse un movimiento importante entre las regiones del Biobío y la zona central. Recordó que el comercio de importación y exportación en Chile mueve al año 2,4 millones de teus (un teu equivale a un contenedor de 20 pies).

El presidente de la Cámara Marítimo Portuaria de Chile (Camport), Daniel Fernández, señaló que este gremio no está impulsando una ley de cabotaje, pero sí afirmó que han planteado que “los contenedores de comercio exterior tienen que poder movilizarse dentro de Chile por las mismas líneas que los operan internacionalmente”. Explicó que con esto un barco carguero podría enfrentar de mejor forma, por ejemplo, el cierre de un puerto por marejadas.

Fernández estimó que, para lo que promueve la Camport, no se necesitaría un cambio legal, sino que reglamentario.

Ricardo Klempau, gerente general en Chile de la naviera suiza Mediterranean Shipping Company (MSC), indicó que como sector han estado proponiendo que se permita el transbordo de carga entre puertos chilenos con naves de bandera internacional.

A modo de ejemplo, Klempau comentó que la carga de exportación boliviana que sale desde Arica a Asia, actualmente se debe transbordar en Callao, Perú. Esto porque no puede realizarse en terminales de la zona central (Valparaíso o San Antonio) donde sí existen servicios al continente asiático, al igual que en el puerto peruano.

En el sector exportador también advierten bondades del cabotaje, por ejemplo para realizar trasbordos de Valparaíso a Caldera o en caso de huelgas en puertos, comentó el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas (Asoex), Ronald Bown.

Bown lamentó el impacto del paro de trabajadores en el puerto de Valparaíso. Dijo que se debe crear una institucionalidad que cuente con un sistema de solución de controversias laborales.

Conflictos

La Asoex propone crear un sistema de solución de controversias para problemas laborales.

Marco Gutiérrez V.
Economía y Negocios
El Mercurio